Caminar con o sin calzado: Diferencias

Respondiendo a un amigo del grupo que ha realizado esta pregunta:

“¿Porque con el calzado es más fácil caminar?”

A continuación mencionaré algunas de las hipótesis que llevarían a un paciente que experimenta una hemiparesia a preferir caminar con o sin calzado.

En este breve artículo tomaré en cuenta las facilitaciones mecánicas que considero que el calzado ofrezca durante el caminar, profundizaré más adelante el tema de los aspectos perceptivos y cognitivos.

Dividamos el caminar en 3 fases, y veamos que en cada una de ella, hay motivos válidos que llevan al paciente a preferir el calzado.

FASE DE AMORTIGUAMIENTO:
Es la fase en la cual en el paso tocamos con el talón el piso, como sabemos caminar con hemiplejia a veces es difícil, por una reducida fragmentación del tobillo y por una reducción de la completa extensión de la rodilla, de hecho, es erróneo pensar que esta fase sean los dedos a levantarse, es el talón que se abaja y es la rodilla a participar más que todo en este momento.
El calzado con la presencia de un mínimo tacón permite de llegar antes al piso con respecto al caminar descalzo, exponiendo a quien camina a un soporte plano o en casos más complejos de la punta.

FASE DE APOYO
Es la fase en la cual se exprime la carga sobre el pie, a menudo con una hemiplejia que ha madurado la hipertonía, el pie llega al piso supinado, es decir con el borde lateral del pie, caminar descalzos da una desagradable percepción de peligro a sufrir una distorsión, mientras que llevando el calzado, con la suela más larga, reduce este efecto.

Muchos pacientes ,de hecho, experimentan que hay calzados diferentes, en el caso de las mujeres a veces la suela de abajo es más fina (por cuestión de estética), así que retienen sentirse menos estables, propiamente porque están sujetas al apoyo lateral.

En esta fase, a veces, ocurre que cuando llevamos la carga anteriormente hacia los dedos, estas por efecto de la irradiación, se “encogen”. Cuando llevamos calzados se encogen menos y llevar la carga se convierte menos desagradable con respeto a llevar el peso sobre un pie donde los dedos están retraídos.

Hay que mencionar también el hecho que la suela reduce las imperfecciones del suelo y sujeta el endurecimiento del pie.

FASE DE PROPULSIÓN
Es el momento en el cual el pie se despega del suelo a través de su lado anterior.

Esta fase a mi parecer es una de las fases que más hacen preferir el uso del calzado, de hecho, la flexión de los dedos en el suelo es muy difícil, estando descalzos flexionando completamente la rodilla a menudo incluso los dedos se orientan perpendicularmente con el suelo, determinando el riesgo de “tropezar” con el pie, cómplice también el hecho que la participación del movimiento de propulsión de los dedos es uno de los últimos que se recupera en el caminar ( cuando veo un paciente por primera vez es lo primero que observo, cuando veo que hay buen movimiento de los dedos se que logrará un óptimo caminar). Con el calzado el problema de tropezar los dedos en la propulsión viene resuelto porque la punta del calzado los protege. Si controlamos bien, de hecho, es posible que la punta del calzado del pie con dificultad motora, esté más consumida en la punta a causa de rozar con el suelo.

Aquí encuentras nuestra newsletter, donde cada día alrededor de 20 entre pacientes, familiares y profesionales se inscriben para recibir gratuitamente otros contenidos especiales sobre el ictus cerebral y su recuperación. El primer reporte será “10 cosas que debes saber sobre el ictus”.

Dt Valerio Sarmati