Cursos Telerehabilitación y Rehabilitación Neurocognitiva

Telerehabilitación y Rehabilitación Neurocognitiva es el nombre del curso que tengo desde hace poco en la Fundación Paolo VI en Pescara (en Italia).

Hemos recibido una magnífica bienvenida, alrededor de 200 participantes entre dependientes de las clínicas de la fundación a estudiantes de la universidad de Chieti. Organización impecable por parte de la dirección y óptima presentación por parte del presidente de la fundación Arzobispo Valentinetti.

Desde el día en el cual la Fundación me encargó el curso, les he tenido bastante admiración, por lo que me respecta, me ocupo de los ejercicios terapéuticos cognitivos y hago Telerehabilitación prácticamente desde cuando nací profesionalmente, pensar y operar según estos instrumentos es normal, pero una estructura mastodóntica que tiene más de 100 fisioterapeutas, apostar sobre la Telerehabilitación es un gran acto de innovación y coraje.

Admiración confirmada y en crecimiento, desde el momento en el cual ni siquiera a mitad curso, durante el almuerzo la dirección ya preparaba terreno para la siguiente fase, todavía más interesante, es decir, aquella de formar un equipo de excelencia de neuro para la Telerehabilitación ante sus sedes, en grado de tratar pacientes post ictus mediante el Método Perfetti y en grado de conceder un servicio de Telerehabilitación. Proyecto que realizaremos en los próximos meses y del cual tendremos manera de hablar más profundamente.

El curso se desarrolló en un día y fue acreditado por el ministerio por 12,5 créditos formativos ECM. Los ritmos fueron intensos, en cuanto los temas que había que tratar eran muy exigentes para ser enfocados en un solo seminario, pero el resultado fue óptimo, desde el punto de vista de la participación de los participantes.

Telerehabilitación y Rehabilitación neurocognitiva son dos temas que no puedes ser separados uno del otro, no se puede hablar de Telerehabilitación para el tratamiento del paciente hemipléjico sin tratar la rehabilitación neurocognitiva conocida como Método Perfetti.

Si de hecho analizáramos que ocurrió en los últimos 20 años la telemedicina, notaremos que todas las ramas médicas desde la cardiología a la neumología, pasando hasta por la cirugía, han sufrido un desarrollo increíble en el campo de la tele-asistencia, mientras que no sucedió lo mismo en el campo de la Telerehabilitación.

Sin embargo en el estado actual, resulta fácil pensar que un cirujano pueda operar a centenares de kilómetros de su paciente, teleguiando remotamente los instrumentos quirúrgicos, pero es difícil pensar como pueda ocurrir una sesión de rehabilitación a distancia para el paciente que ha sufrido un ictus. La telemedicina, por su increíble desarrollo, ha gozado de todos los progresos de la tecnología siempre más rápidos, y también en Telerehabilitación se buscó hacer lo mismo, es decir, introducir maquinarias siempre más tecnológicos y costosos, como brazos mecánicos o guantes robóticos o realidad virtual, pero no han determinado la misma eficacia y desarrollo vivido en las ramas de la tele asistencia médica.

A un cierto punto en mi posición, hice esta pregunta al público: “¿Por qué?” “¿Por qué la Telerehabilitación no se ha desarrollado a la misma velocidad y con la misma eficacia de la telemedicina?.

La respuestas de todos, fue: “Porque el valor del fisioterapista pasa por sus manos”… Todos nosotros culturalmente, estamos acostumbrado a pensar que la profesionalidad del terapeuta sea proporcional a su manualidad o conocimientos de las maniobras adecuadas, y esto probablemente es verdad para muchas patologías de tipo ortopédico, pero cuando nos encontramos de frente a un daño cerebral las reglas que hay que seguir son diferentes; una lesión cerebral determina como fenómeno evidente la hemiparesia, pero sin embargo, aquello que vemos, es que son los músculos que no se mueven, debemos comprender que es el cerebro a sufrir el daño, y por ende no es en grado de organizar las funciones cognitivas para que los músculos se muevan.

Por esto, mientras pensemos en querer recuperar el movimiento de una persona que ha sufrido un ictus, interviniendo sobre sus músculos y articulaciones como normalmente se hace con las lesiones ortopédicas, nos arriesgamos a fallar. La reeducación deberá involucrar las funciones cerebrales que fueron alteradas por la lesión cerebral, y para hacerlo no serán necesaria maniobras especiales o partículas habilidades manuales, el talento pasara especialmente a través de la habilidad del terapeuta de construir para el paciente un ejercicio que tenga las características de una experiencia, que aquellas de un típico movimiento ya sea de manera pasiva o activamente.

Debe representar una experiencia en grado de involucrar las habilidades alteradas por la lesión cerebral, como la percepción, la atención y la capacidad de proyectar el movimiento. Por esto en la Telerehabilitación no hemos visto el mismo desarrollo observado en telemedicina, porque aunque sin incomodar el prefijo TELE, fue la misma rehabilitación a sufrir un retraso, nacido propiamente por esta dificultad de interpretar el cerebro mismo como el elemento clave sobre el cual orientar la rehabilitación.

Es por este motivo que en los últimos 10 años, hemos logrado dar vida a un servicio de Telerehabilitación sólido y eficaz, porque no hemos pensado en transmitir a distancia el talento del uso de nuestra manos, sino el talento de construir el ejercicio más adecuado y eficaz para el paciente, donde la habilidad manual cuenta en una mínima parte.

Es por esto, que el curso que hemos diseñado tiene este título: Telerehabilitación y Rehabilitación Neurocognitiva.

Durante un curso expliqué como nació y se desarrolló nuestro servicio de Telerehabilitación, en los últimos 13 años he mostrado todos los sistemas y procedimientos utilizados para empezar desde el primer día un servicio de neuro Telerehabilitación, entrando también en el detalle de cómo organizar una visita online y como construir una community social para compartir el trabajo del paciente en casa.

Otra ventaja que nos ha permitido de desarrollar la Telerehabilitación para el paciente con ictus, fue la simplicidad y lo económico de los sistemas, aunque no siempre de hecho, la tecnología y costos mayores equivalen a una mayor eficiencia, por esto nuestro modelo se basa en sistemas y servicios a los cuales podemos acceder todas las personas comunes, porque disfrutamos de esos servicios comunes que ya usan las personas cotidianamente.

Casualmente en estas semanas estamos notando con placer que la intuición obtenida por la fundación Paolo VI, de innovar con coraje y de entrar en el mundo de la Telerehabilitación fue de ejemplo para otras estructuras públicas y privadas italianas , con las cuales estamos planificando la presentación del curso Telerehabilitación y Rehabilitación Neurocognitiva, ante sus sedes. A continuación los programas del día, que a nosotros nos gusta adaptar en base a las exigencias particulares de cada estructura.

Aqui encuentras nuestra newsletter donde cada día alrededor de 20, entre pacientes, familiares y profesionales, se inscriben para recibir gratis otros contenidos especiales sobre el ictus cerebral y su recuperación.- El primer reporte será “10 cosas que debes conocer sobre el ictus”.

Dt Valerio Sarmati