Estimulación magnética transcraneal

El panorama de rehabilitación que un paciente hemipléjico y su familia se encuentran de frente tras el ictus, lo hemos dicho varias veces, es de verdad complicado y contradictorio.

La racionalidad y el buen sentido llevarían a orientar hacia el cerebro y sus funciones las atenciones de la rehabilitación, visto que la hemiparesia es todo aquello que es consecuencia del resultado de un daño cerebral. La realidad en cambio parece no seguir las reglas de la racionalidad y estamos de todas maneras acostumbrados a ver una rehabilitación post ictus hecha de movilización activas y pasivas, de refuerzo al camino, de stretching, de estimulaciones de reflejos (Bobath, Kabat), de standing y botulina. Todas las actividades apenas expresadas, que parecen no considerar todo aquello que hay más allá de las articulaciones, de los músculos y de los reflejos, o sea las áreas cerebrales dañadas por la lesión y con ellas los procesos cognitivos que permiten el movimiento:¡Frío! Es como cuando de niños escondíamos algo en el cuarto y se le preguntaba a un amigo de conseguirla; poco a poco que se alejaba del objeto se le guiaba diciendo: “Frío…frío…” mientras “caliente” indicaba que se estaba recorriendo la dirección correcta.

Claramente cada actividad dirigida hacia los músculos, que son solo el aspecto visible del movimiento, resulta fallar porque se aleja del real problema de los resultados del ictus y podemos guiar a quien los propones con el nuestro: “Frío…frío…”.

Pero para la Estimulación Magnética Transcraneal las cosas son diferentes y podemos finalmente decir “Caliente”: De hecho, aunque estamos todavía muy lejos de haber centrado el problema de lleno, por lo menos, este tratamiento encierra en sí algunos supuestos que nos hacen pensar que, además de quien se ocupa de la rehabilitación neurocognitiva, también alguien más se está acercando a la carretera correcta. ¡Caliente! Veamos cuales son los supuestos de la Estimulación Magnética Transcraneal, que la distingue con respecto a las propuestas tradicionales de rehabilitación tras un ictus.

Se dirige al cerebro

Este es el primer aspecto que hace de la Estimulación Magnética Transcraneal (TMS) una propuesta que se distingue del panorama tradicional de la cura de los resultados post ictus, es de hecho, una conquista importante aquella de orientar al cerebro las curas y las atenciones de los terapeutas.

Hemos apenas dicho que generalmente el cerebro no viene considerado en la rehabilitación del ictus y por esto, el ingreso a esta propuesta en el panorama de la rehabilitación, es de mi total agrado.

Activación celular

En términos muy generales la Estimulación Magnética Transcraneal consiste en la estimulación de las células cerebrales a través del canal de energía eléctrica generada por un campo magnético. No solamente la Estimulación Magnética Transcraneal (TMS) es dirigida al cerebro, sino que su ambición es aquella de reactivar las células cerebrales. También esto representa de todos modos un paso hacia delante respecto a todas las propuestas que en estos años nos hemos acostumbrados a escuchar, propuestas de tipo mecánico que no involucran mínimamente las funciones cerebrales.

¿Qué falta todavía para “meter bajo caliente” el problema?

La recuperación tras un ictus pasa a través de la reactivación de los procesos cognitivos alterados por la lesión, que se pueden obtener ofreciendo al paciente experiencias de rehabilitación que estimulan el aprendizaje de nuevas capacidades motoras.

Este progreso de aprendizaje tiene efectos sobre la biología del cerebro, en términos de activación celular y de nuevas sinapsis. También la Estimulación Magnética Transcraneal tiene como objetivo el mismo resultado de la Rehabilitación Neurocognitiva, es decir incidir sobre la biología del cerebro, y lo hace a través de un procedimiento físico, sin la participación consciente del paciente y sin disfrutar de sus habilidades de aprendizaje.

“Apuntar a la recuperación del caminar y de la función de agarre y manipulación a través del TMS equivale a apuntar a enseñar a un sujeto sano a tocar el piano estimulándole simplemente el cerebro o las áreas cerebrales que se presume permitan al hombre tal habilidad”.

Conclusiones

Este breve y genérico análisis personal sobre la Estimulación Magnética Transcraneal tiene el fin de analizar la posible evolución en el campo de la rehabilitación post ictus.

Desde una parte con extremo gusto noto un cierto salto hacia delante, si consideramos aquellas que son las propuestas de la rehabilitación que en general se suceden en torno al problema del ictus: botulina, ortesis, stretching, rehabilitación robótica y otros. Por desgracia al final también la TMS se transformó en la enésima propuesta adicional que se aplica en asociación de las otras ya mencionadas, haciendo el panorama de la rehabilitación post ictus todavía más confuso y con esto, todos los pacientes y familiares que se encontraban de frente a la enésima propuesta cargada de innovación tecnológica que suscita una nueva esperanza.

Lamentablemente una vez más, probamos a sobrevolar el problema, a atravesarlo y a conseguir atajos para la recuperación post ictus, pero la realidad de la recuperación, está hecha de un trabajo exigente de Rehabilitación Neurocognitiva que contempla el real problema del ictus, es decir, la alteración de las funciones cerebrales que permiten el movimiento.

Mantente al día sobre las novedades, te sugiero incluir nombre y email en el box aquí abajo e inicia a leer el artículo gratuito “10 cosas que debes saber sobre el ictus”.

Dt Valerio Sarmati