¿Se recupera primero la pierna que el brazo?

A través de este artículo quiero responder a una pregunta recurrente en los e-mail que recibo todos los días.

En general la pregunta es:
“Me dijeron que la pierna se recupera primero que el brazo, y que el brazo sea más difícil ¿ES VERDAD?”.

Quiero responder a esta pregunta para desmentir un mito.

En realidad las cosas no son así, esta es una información que se tiene que revisar de nuevo, aquella que el Prof. Perfetti a menudo define un Falso Conocimiento.

Uno de los principales problemas es que no se debe razonar por “pedazos”. De hecho la recuperación luego de un Ictus, no es del brazo o de la pierna, como que si fueran pedazos de un mecanismo.

Seguramente la recuperación es una de las funciones en las cuales estos “elementos” del cuerpo, participan.

Las funciones de las cuales hablo, son:
-La deambulación, entonces el caminar.
-La función de prensión y manipulación.

Probemos a repasar la pregunta de antes y transformarla en:
“El caminar se recupera antes de la prensión y la manipulación, ¿ES VERDAD?

Razonando en estos términos ahora es más agradable afrontar el argumento.

Antes de responder, quiero mejor razonar juntos sobre el porqué después de un Ictus se dice habitualmente que la pierna se recupera antes que el brazo.

La respuesta es simple:

Imagina que te encuentras sentado sobre un banquito de frente a la puerta de salida de una clínica que se ocupa de la rehabilitación post-Ictus, te darías cuenta de un hecho extraño, verías que es ¡verdad!

La mayor parte de los pacientes abandona la clínica moviéndose sobre sus propias piernas, muchos con la ayuda de un bastón con cuatro pie o tres (cuadrípode o trípode) y algunos a lo mejor por un familiar, quizás el tiempo necesario para efectuar desplazamiento hasta el carro para regresar a casa, pero sobretodo te darías cuenta que la mayor parte de ellos no mueve el brazo y que el otro está cerrado y doblado sobre el pecho, quizás envuelto también por un tutor.

También tú tomando en cuenta esto, estarías de acuerdo sobre el hecho que el caminar se recupera antes que el brazo

¡Pero atención a las palabras que utilicé hace poco!

Dije que muchos pacientes son en grado de desplazarse en pie, no dije que “caminan”.

Diría que entre desplazarse en pie desde un punto “A” a un punto “B” y caminar, hay una gran diferencia.

ESTA DIFERENCIA LA DECIDIÓ LA NATURALEZA…
¿Qué significa?

Lee con atención que este pasaje es complejo, pero crucial.

¿Te recuerdas que en los artículos anteriores hablamos de espasticidad y de hipertono?

Entonces sabes que por espasticidad, me refiero a la respuesta de nuestro organismo al daño cerebral.

Tal respuesta tendría como finalidad mantener activas las funciones vitales vinculadas al movimiento.

Es un concepto no simple, me doy cuenta, voy a probar a ser lo más práctico posible, te hago un ejemplo:

Imagina una nave, con una ruta precisa y una tripulación, se encuentran unos marineros, suboficiales y los oficiales.

Todos tienen diferentes niveles de rol y de funciones que cumplir, pero TODOS participan al desarrollo del objetivo, que es aquel de llegar a destinación.

Te hice un ejemplo de la nave porque en el hombre ocurre algo de similar, de hecho nuestro propósito es el desarrollo de nuestras funciones biológicas, comprendido el movimiento y nuestra tripulación podría ser simplificada en MÚSCULOS, MÉDULA, PROCESOS COGNITIVOS, así mismo como marineros, suboficiales y oficiales.

Pero regresemos sobre la nave…

Imagina que a causa de una onda anormal (ictus), todo el cuerpo de oficiales (procesos mentales) desaparecen y caen al mar.

Habrá un breve periodo en el cual toda la tripulación se quede en shock, inmóvil, después de tal periodo, hay la necesidad de continuar la navegación para llegar a destino, aunque los oficiales no estén más.

Pero en este periodo de recuperación todo estará a cargo de los marineros y de los suboficiales, que deberán tomar la responsabilidad y roles por los cuales no están preparados y que desempeñarán a su manera.

Aunque el resultado no será de los mejores.

Si pruebas a razonar también en el caso del movimiento, la atención, la memoria, la percepción y la capacidad para resolver los problemas, que son los procesos cognitivos necesarios para organizar mejor el movimiento, fueron alterados por el ACV (Accidente Cerebrovascular) (Onda anormal).

Los músculos y la médula que es el centro de los reflejos sin los oficiales que ahora dirigen el destino del movimiento.

¿De qué manera?

Después del Ictus, el rol de la médula es potenciado, entonces se evidencia un aumento de los reflejos, que componen la espasticidad, aquellos que para entendernos mejor, endurecen el brazo y la pierna inician a tomar el control.

Pero la naturaleza no fue malvada, decidió de permitirnos de todos modos mover el brazo y la pierna de manera primitiva, sin embargo funcional a las actividades más básicas.

Por ejemplo si hiciste caso, la rigidez de la pierna es siempre con el fin de estar derecha y entonces apoyar nuestro peso y el brazo en cambio se cierra al pecho progresivamente como para protegerlo de eventuales daño.

Aunque si nos agarrara un Ictus en una cueva sin la ayuda de nadie, de cualquier manera estaríamos en grado de sobrevivir, a lo mejor desplazándonos sobre los dos pies y apoyando sobre la pierna rígida como un pilón y protegiendo el brazo.

Regresemos a echar un vistazo para ver qué sucede de frente a la puerta de salida de la clínica de antes…
Te darías cuenta que la mayor parte de los paciente que salen con sus propias piernas, las usa de manera en la cual describí antes, arrastrando la pierna pléjica y apoyando el peso del cuerpo como si fuera de madera, verías los pies rígidos contenidos en calzados fijos para permitir un apoyo adecuado al suelo, como una especie de resorte dicho coloquialmente.

A primera impresión puede parecer ese el camino, podemos sentirnos satisfechos porque hasta hace unas semanas atrás ni siquiera movíamos el músculo, pero ese era el periodo de shock de la tripulación, después los movimientos que logramos hacer no son otros que reflejos de los músculos y de la médula, no fue hecho otra cosa que acelerar un proceso que la naturaleza ya había programado, mientras el brazo aparece a menudo como lo dije anteriormente, con la mano cerrada, el codo doblado y apoyado al pecho.

A veces creo que si nos sentáramos de frente a la cueva veríamos los mismos resultados…

¿La pierna se recupera antes que el brazo?

Si tendría que responder a tu pregunta, ¿ahora qué dirías?

Yo diría que no y que por obvias necesidades de tiempo y de preparación, solo después de 60 días de fisioterapia se prefiere dar la impresión de haber hecho algo, poniendo de pie a los pacientes que al momento no podrían y no deberían, desarrollando reflejos que la naturaleza ya había preparado, y cuando no bastan las ortesis como resorte y tutores para hacer de este desplazamiento más posible y a veces utilizando la botulina para un control momentánea de la espasticidad.

Si hablamos con un enfermo que caminó de este modo nos damos cuenta que cada paso es un infierno, dolor, malestar y miedo de caerse, pero obviamente está la otra cara de la moneda, da una autonomía de base lograda con respecto a las semanas precedentes, donde se era completamente encamados entonces uno se contenta por los pasos alcanzados.

¿La solución?

Obviamente la solución general es aquella de alcanzar la autonomía, pero con la recuperación del movimiento de calidad.

¿Cómo?

Regresemos sobre la nave…

Prueba a pensar que después de la onda anormal, al haber respetando los tiempos de shock de la tripulación sin forzarlos inmediatamente a realizar tareas a las cuales no están preparados, imagina que en cambio de continuar la ruta, nos detuviéramos a recuperar a los oficiales que se cayeron al mar, y uno a uno traerlos a bordo y hacerles retomar sus actividades respetando la convalecencia, imaginamos que algunos suboficiales puedan aprender el trabajo de los oficiales y entonces ser promovidos (reorganizando las actividades mentales), esto es aquello que debemos hacer después de haber sufrido un Ictus, respetar los tiempos e intervenir sobre los reales problemas, activar los procesos cognitivos alterados.

Debes saber que es justo esto que sucede cuando trabajas con la Rehabilitación neurocognitiva, vienen respetados los tiempo de nuestro organismo y vienen afrontados los reales problemas que se manifiestan después de un Ictus, y el único objetivo es la recuperación de la calidad de las funciones.

¿Por qué no alcanzar la autonomía siguiendo un proceso de calidad?

Una rehabilitación inadecuada basada sobre el refuerzo muscular y sobre los reflejos, (refuerzo muscular, kabat bobath…)

No solo permite recuperaciones parciales y de una sola cantidad, sino hacen instaurar los reflejos que después son muy difíciles de destruir.

Francamente cuando las familias me contactan y me dicen que su familiar en la clínica trabaja poco en el gimnasio, que solo hacía media hora de fisioterapia, casi tiro un suspiro de alivio, porque sé que a veces es mejor nada, entonces logro con los familiares poner en marcha un proyecto de rehabilitación en familia, aunque su familiar aún esté en la clínica.

Es una lástima que en casi todos los proyectos que construyo con las familias, al inicio debo siempre trabajar sobre el restablecimiento de los reflejos surgidos en precedencia.

No solamente es una pérdida de tiempo, porque debes saber que después de un Ictus la naturaleza nos pone a disposición una cierta recuperación potencial, y parte de la recuperación nos la adjudicamos a nosotros mismos, depende de las elecciones terapéuticas que tomemos, no obstante por fortuna el cerebro mantiene siempre sus capacidades plásticas y nunca es tarde para mejorar la situación.

Aquí consigues nuestra newsletter, donde cada día alrededor de 20 entre pacientes, familiares y profesionales se inscriben para recibir gratuitamente otros contenidos especiales sobre el ictus cerebral y su recuperación. El primer reporte será “10 cosas que debes saber sobre el ictus”.

Dt Valerio Sarmati