Prevención del accidente cerebrovascular

Prevención del accidente cerebrovascular

Prevención del accidente cerebrovascular 1024 1024 Stroke Therapy Revolution

El accidente cerebrovascular es de las primeras causas de muerte a nivel mundial, es de vital importancia conocer el riesgo que supone para la salud de la población.  Este artículo está dirigido hacia la prevención del derrame cerebral ictus hemorrágico y el ictus isquémico.

ENFERMEDAD VASCULAR CEREBRAL: FACTORES DE RIESGO

Muchos factores de riesgo pueden aumentar las probabilidades estadísticas de sufrir un accidente cerebrovascular. Entre ellos encontramos factores de riesgo cardiovasculares, como la hipertensión arterial, factores de riesgo médicos, como la diabetes mellitus, y aquellos factores de riesgo que no pueden cambiar sin una intervención, como los hereditarios y congénitos.

En resumen, podemos decir qué estos son los principales:

  •  Edad.- La incidencia aumenta con la edad, los infartos ocurren a partir de los 45 años de edad y a partir de los 55 años la incidencia incrementa de forma exponencial. Este hecho junto con el incremento progresivo de la esperanza de vida de la población, multiplica la importancia social de esta enfermedad.
  • Sexo.- Aunque es mayor el riesgo que corren los varones de sufrir un accidente cerebrovascular, es mayor el porcentaje de mujeres que fallecen a causa es esto. 
  • Hipertensión arterial.- El aumento de la presión arterial es uno de los factores causantes del accidente cerebrovascular, pero si esta es controlada se podría evitar que aumenten las cifras de mortalidad sobre estas enfermedades crónicas. Vigile su presión arterial alta con frecuencia y visite a su médico de ser necesario, así podría evitar un problema cardiaco o un ACV futuro. Otras enfermedades cardiacas como la arritmia también requiere de supervisión constante por parte del especialista.
  • Tabaco y alcohol.- Las personas que fuman o consumen alcohol tiene el riesgo a padecer estas enfermedades, estos riesgos pueden seguir siendo elevados durante 14 años después de dejar de fumar y consumir alcohol.
  • Obesidad y Sedentarismo.- Es uno de los principales riesgos de accidente cerebrovascular ya que el sobrepeso refleja la presencia de otros factores de riesgo incluyendo a la hipertensión arterial y la diabetes entre otros factores. (Seclén, S 2012).
  • Inactividad Física.- El ejercicio es una parte importante del proceso de rehabilitación e influir de manera positiva para mejorar su calidad de vida. 
  • Depresión.- Es un factor psicosocial en el que cada vez mas pruebas indican que tienen un impacto sobre el pronóstico ante un accidente cerebrovascular establecidos, además los trastornos depresivos ejercen profundos efectos negativos sobre la calidad de vida física y social (Arrojo, F. Muñoz, H. & Rodríguez, A. 2010).

En el registro de la Organización Mundial de la Salud (OMS) se observó que uno de cada cuatro pacientes con infarto cerebral muere y la mortalidad aumenta según los factores de riesgos cerebrovasculares asociados durante los últimos 15 años. Además se registra un descenso significativo en la incidencia de estas enfermedades en los países industrializados pero aún conserva en el tercer lugar entre las causas de muerte. Esta disminución en la cantidad de accidentes no puede explicarse sin el empleo de diversos tratamientos preventivos junto con un mejor control de las medidas de prevención en el accidente cerebrovascular, el Ministerio de Salud Pública de diversos países ha establecido que el abordaje integral de las enfermedades crónicas no transmisibles constituye una alta prioridad política y estratégica, para ello se han utilizado diferentes estrategias regionales a nivel mundial, aunado al Plan de Acción de la Organización Panamericana de Salud (OPS)/ Organización Mundial de Salud (OMS) con enfoque Integrado sobre la Prevención y Control de enfermedades crónicas.

Podemos identificar las siguientes medidas de prevención:

  1. Controlar la presión arterial cada día.
  2. Realizar ejercicios por lo menos 30 minutos al día.
  3. Mantener un peso saludable alimentándose sanamente consumiendo porciones pequeñas, frutas, participando en ejercicios.
  4. Reducir la cantidad de alcohol.
  5. Dejar de fumar.
  6. Otras medidas que ayudan a reducir el riesgo de ACV: Comer muchas frutas, verduras y granos enteros. Consumir proteínas, pollo, pescado, frijoles legumbres. Evitar alimentos fritos, procesados, lácteos bajos en grasas como leche al 1 % entre otros.
  7. Mantener una dieta hipo sódica.

¿Es importante realizar actividad física para prevenir un accidente cerebrovascular?

La actividad física, proporciona una mejoría en la función cardiorrespiratoria que reduce la recurrencia de ataques cerebrovasculares y previene el desarrollo de eventos cardiovasculares, por lo tanto, el deporte y ACV puede considerarse como un factor protector independiente contra los ACV.

Mantener una rutina de ejercicios de forma regular, puede disminuir el riesgo de sufrir un accidente cerebrovascular ya que produce mejoría de algunas condiciones que pueden desencadenar un evento de este tipo, adicionalmente, es beneficioso para mantener algunas funciones del cerebro, como la capacidad de concentración, mejora la memoria a largo plazo, ajusta nuestra atención y coordinación y frena el envejecimiento cerebral.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la inactividad física es la responsable del 6% de las muertes registradas en todo el mundo y es uno de los cuatro principales factores de riesgo de mortalidad.

Los ejercicios son vitales para mantener el cerebro en buenas condiciones, benefician la circulación cerebral y mejoran el funcionamiento de las redes neuronales. “Practicar entre 45 minutos y una hora de ejercicio físico diariamente y de manera regular, ayuda a prevenir enfermedades cardiacas, hipertensión, cáncer y hasta diabetes tipo 2, disminuyendo, por lo tanto, la posibilidad de un evento cerebrovascular”, comenta el Dr. Óscar Padilla, médico neurólogo del Hospital General de Quevedo.

La actividad física aumenta la aptitud cardiorrespiratoria y en consecuencia reduce un 68 % el riesgo de sufrir un ACV.

La Organización Panamericana de la Salud, (OPS) Indica que «Una buena salud es el mejor recurso para el progreso personal, económico y social. La Promoción de la Salud constituye un proceso político y social global que abarca acciones dirigidas a modificar las condiciones sociales, ambientales y económicas, con el fin de favorecer su impacto positivo en la salud individual y colectiva»

Por lo tanto, la prevención y promoción de patologías como el ictus isquémico o el accidente cerebrovascular hemorrágico, es una tarea de todos.

LA HISTORIA DEL SR. B.

B. fue un paciente que tuve hace unos meses, ingeniero eléctrico, de los más importantes del país, se encargaba de arreglar maquinarias pesadas que generaban electricidad para todo el país. Sin embargo, un día su vida cambió. Sintió un dolor de cabeza súbito, repentino, acompañado de vómitos y mareos.

Al contarme esta historia, algo que me parece relevante es que él mencionó: «Pensé que estaba sufriendo un ataque cardiaco», esto me parece curioso, porque no pasó por su cabeza estar sufriendo un accidente cerebrovascular. Lo cual denota la falta de promoción por parte de los sistemas de salud sobre esta patología tan común.

B., al llegar al hospital, en compañía de sus familiares, recibió una noticia inesperada: «Sr. su tensión arterial está muy alta, y por el resto de los síntomas, creemos que está sufriendo una enfermedad cerebrovascular, es decir, un ECV»

B: ¿y eso que quiere decir?

Dr.: Que uno de los vasos sanguíneos de su cerebro se rompió, o está obstruido. Debemos hacer una resonancia magnética y una tomografía computarizada para determinarlo y observar el tejido cerebral dañado. Así sabremos si es isquémico o si se trata de una hemorragia. Cuando los vasos sanguíneos del cerebro se rompen u obstruyen, hay una alteración del flujo sanguíneo y de oxigeno que llega a través de la sangre a las distintas zonas cerebrales, lo cuál puede ser grave para usted, esta gravedad dependerá de muchos factores, entre ellos, la afectación del tejido cerebral y la extensión del a lesión.

Afortunadamente, el Sr. B. actuó rápidamente, y pudo ir a la emergencia de inmediato, de lo contrario, pudo haber perdido su vida.

B: ¿Y cuál es el tratamiento para ello? ¿En cuanto tiempo podré recuperarme?

Dr: El tratamiento depende del origen de la enfermedad. Si se trata de la obstrucción del vaso sanguíneo, ya sea por coágulos, ateroesclerosis o trombosis, debemos quitar esta obstrucción. Si es una hemorragia, hay que realizar una cirugía para eliminar el derrame, y así evitar una afección secundaria, observaremos mediante una angiografía el estado de sus vasos sanguíneos, para valorar si hay presencia de aneurisma, y de ser así, deberá someterse a una embolización. En cuanto al tiempo de recuperación, es muy variable, no puedo decirlo ahora… Pero es un camino que requiere de esfuerzo, paciencia y mucha rehabilitación.

Cuando B. llegó a mi consultorio de fisioterapia, tras un mes de trabajo, comenzó a decir «Si yo hubiese conocido lo duro que es esto, hubiese prevenido totalmente mi ictus, cuidándome, alimentándome sanamente, cambiando mi estilo de vida..»

Es por ello, que dentro de la fisioterapia neurológica y la neurorehabilitación, es nuestro deber promover la prevención de tales afecciones.

Ya que hemos hablado de la prevención primaria y la atención primaria, me gustaría comentarte un aspecto importante de la prevención secundaria del mismo tema: La detección del ictus.

¿Cuáles son los síntomas de una hemorragia cerebral o un ictus isquémico?

  • Pérdida de fuerza muscular en un lado del cuerpo.
  • Alteración de los movimientos de un lado del rostro, boca caída, dificultad para hablar.
  • Alteraciones del lenguaje, incapacidad para producir frases coherentes, articular palabras, desorientación, igualmente cuando nuestro familiar o paciente no comprende lo que le decimos podemos tomarlo como un signo.
  • Dolores de cabeza repentinos, mareos, vómitos, náuseas, perdida de la visión.

La reducción del riesgo de ictus y su prevención es tarea de todos, podemos salvar millones de vida anualmente compartiendo esta información. Recuerda que esta enfermedad no ocurre solamente en personas mayores, niños, adolescentes y adultos también pueden sufrir un ACV. Cuida tu salud y fomenta la prevención.

¿Quieres recibir un eBook  GRATUITO sobre las 10 cosas que debes saber sobre el ACV?

Regístrate para que te enviemos el
e Book GRATIS a tu correo electrónico
Respetamos tu privacidad de acuerdo a la ley de privacidad de datos
Stroke Therapy Revolution | + posts

la asesoría remota, se asegura de que todos los procesos relacionados con visitas en línea, registros de rehabilitación, vídeos publicados por nuestros pacientes en el grupo privado de Facebook continúen sin problemas todos los días y junto con sus colegas fisioterapeutas. Amisadai Armas y Marco Kantun, todos los días siguen en línea a las docenas de pacientes que en diferentes partes del mundo han decidido confiarnos su recuperación después de un accidente cerebrovascular. Las visitas en línea son el corazón de la telerehabilitación de Stroke Therapy Revolution.

Abrir chat
1
💬 ¿Necesitas ayuda?
Hola, escríbenos para ayudarte con tu consulta